Ahorra en la energía de tu hogar

Ahorra en la energía de tu hogar e invierte en grupos electrógenos para que no solo te encuentres protegidos ante posible deficiencias eléctricas.

 

Una de las utilidades más comunes de estos dispositivos es la de generar electricidad en aquellos lugares donde no hay suministro eléctrico. Generalmente son zonas apartadas con pocas infraestructuras y muy poco habitadas.

Otro caso sería en locales de pública concurrencia: hospitales, fábricas, lugares en los que la energía eléctrica de red es insuficiente y es necesaria otra fuente de energía alterna para abastecerse.

Pueden funcionar de modo manual o automáticos. Estos últimos funcionan de ambos modos cuando detectan un fallo en la red de suministro eléctrico, obligando el arranque inmediato del grupo electrógeno.

Normalmente en los grupos automáticos se instalan cajas predispuestas que contienen básicamente un relé de paro y otro de arranque, además de tener instalados en el conector todos los sensores de alarma y reloj de los que disponga el grupo electrógeno. Instalado aparte un cuadro automático en el que van instalados los accionamientos de cambio de red al grupo electrógeno.

Los grupos electrógenos también pueden ser refrigerados por aire. Estos suelen emplear un radiador eléctrico, el cual se pone debajo del motor, de tal manera que mantiene el aceite a una cierta temperatura.